casagestal@gmail.com / tel:  /+57 315 5474333 /+57 315 4137534 Bogotá Colombia

Postura y comunicación

Postura y comunicación

Por Marcela Bernal Gaviria

Terapeuta ocupacional de la Universidad del Rosario, Magister en salud y seguridad en el trabajo de la Universidad Nacional. Especialista en gerencia del Talento Humano

¿Qué es la postura?

La postura corporal es el modo en el que está acomodado el cuerpo de  una persona. Se habla de posturas correctas e incorrectas según la alineación que se pueda observar de la columna, los brazos y las piernas frente al eje del cuerpo. Esta alineación consiste principalmente en que la posición de la columna es erguida, los hombros ligeramente hacia atrás y la cabeza levantada con la mirada hacia el frente.

La actitud postural varía de una persona a otra e incluso de una situación a otra. Cuando estamos cómodos no sentimos rigidez ni tensión en nuestros músculos y tendones, no debe haber una actitud forzada, por el contrario, puede observarse que la postura es relajada.

Postura y confianza

El cuerpo es nuestra herramienta de comunicación, la postura dice más que las palabras y a veces transmite mensajes que probablemente no tengamos la intención de comunicar. En diferentes estudios, ha logrado comprobarse la relación entre la postura que adoptamos y nuestros pensamientos y sentimientos. Una de las conclusiones más importantes es que la postura de la espalda (sentados o de pie) influye sobre la confianza en nosotros mismos y claramente refleja mayor seguridad al público al que nos dirigimos. Por el contrario, la postura encorvada de la espalda tiende a generar pensamientos de negatividad hacia nosotros y proyecta tristeza e inseguridad.

Postura y respiración

Teniendo en cuenta que la respiración es un elemento importante a la hora de dirigirnos a otras personas (por tono y volumen de la voz), debemos evitar posturas inadecuadas, pues esto comprime los pulmones y el aire que inhalamos es insuficiente para dar poder al discurso. Manteniendo una buena postura, aseguramos que inhalamos y exhalamos sin dificultad, facilitando variaciones en la entonación, el ritmo y la intensidad de la voz, así como el control de las pausas durante la intervención.

Postura y energía

La inadecuada respiración que a su vez causa menor oxígeno en el organismo influye también en el nivel de energía de una persona, por lo que una mala postura puede conducir indirectamente a fatiga constante.

Postura inadecuada y efectos en la salud

Adicionalmente, la adopción de posturas inapropiadas tiene efectos en la salud, ya que si no conservamos la alineación de la que se habla anteriormente, los músculos se encuentran en tensión, produciendo dolor en cuello, espalda y cintura. En el peor de los casos, la columna puede desviarse y llevar a desórdenes más dolorosos y complejos de tratar.

¿Cómo mejorar la postura?

Lo más importante es que la postura puede modificarse y puede reeducarse mediante ejercicios físicos y mentales que traen beneficios, por lo que es importante:

Realizar estiramientos antes de dirigirte a un público, ya que permite que seas más consciente del cuerpo, tengas más energía y favorece tu postura. Estira tus manos hacia arriba lo que más puedas, ponte sobre la punta de los pies y contrae el abdomen. Mantén durante 30 segundos y descansa.

Realizar estiramientos con frecuencia para evitar que los músculos y tendones se tensionen y acorten, lo que causa dolor y promueve la aparición de espasmos. Además de realizar estiramiento para el cuello y las extremidades, es importante estirar los músculos de la espalda, el abdomen y el pecho.

Practicar ejercicio con regularidad fortalece los músculos de abdomen, espalda y cuello, mejorando hábitos posturales.

Recuerda que una postura ideal es aquella en la que te sientes confortable, estás en equilibrio y consumes menos energía.

@casa_gestal
× ¿Cómo puedo ayudarte?